Una actuación humanitaria

La Federación de Asociaciones de SOS Racismo en el Estado Español condena la lamentable actuación del Gobierno Español en la gestión de la situación que están viviendo las 89 personas rescatadas ante las costas de Mauritania por un buque pesquero español, cuando la embarcación en la que viajaban estaba a punto de naufragar.

A pesar de que las personas rescatadas, en su mayoría mujeres y niños, sufren graves complicaciones en su estado de salud físico y psicológico, a pesar de que desde que fueron rescatadas han fallecido dos personas y que los supervivientes han declarado que con anterioridad a ser rescatados tuvieron que desprenderse de 10 cadáveres más, el Gobierno Español, ante una situación de carácter humanitario una vez más, antepone una política migratoria basada en la externalización de fronteras, presionando al Gobierno de Mauritania para que acoja a estas personas en su territorio en lugar de hacerse cargo de las mismas, máxime cuando se hallan a bordo de un buque español. Sabiendo que cuanto más lejos se traslade el fenómeno migratorio de nuestras fronteras, más invisible será la situación de las personas que se hallen inmersas en el mismo, más desprotegidas estarán y más provable será que se vulneren sus Derechos Fundamentales.

Sin poder olvidar en este punto la situación de las 23 personas que tras la intercepción del Marine I, no aceptaron su repatriación voluntaria.

Y siendo de destacar la actitud de los tripulantes del pesquero “Segundo San Rafael”, quienes una vez más, en aplicación de la ley del mar han antepuesto el derecho a la vida y a la integridad física de todas las personas, a una determinada política migratoria.

NO es aceptable que el Estado Español mantenga acuerdos sobre inmigración con estados como Mauritania, que rechazan proteger embarcaciones con heridos, mujeres y niños abordo, que se encuentran en grave riesgo.

NO es aceptable que el Estado Español negocie en estos momentos con el Estado de Senegal la deportación de estas 87 personas, sin saber si han partido de Senegal, si son nacionales de este país e incluso si deseaban pedir asilo político en España; ejecutando una devolución encubierta sin aplicar formalmente la legislación española e internacional, y los derechos y garantías que reconocen.

Por todo ello, la Federación de Asociaciones de SOS RACISMO exige al Gobierno Español:

La ruptura de estas negociaciones con Mauritania y Senegal, que no constituyen más que un “mercadeo” de seres humanos.

La rescisión de los acuerdos sobre inmigración suscritos con países como Mauritania o Senegal, que niegan los derechos fundamentales más básicos y rechazan acoger y proteger embarcaciones a la deriva.

El final de estas políticas de externalización de fronteras que invisibilizan a las personas migrantes, que suponen una aplicación de hecho de las normas sancionadoras de la ley de extranjería pero negando los derechos y las garantías que esta norma y otras normas internacionales exigen.

El Gobierno Español aplica la legislación española solo en interés del gobierno, violando del principio de legalidad y de jurisdicción que exige nuestro ordenamiento.

Federación de Asociaciones de SOS Racismo en el Estado Español

25 abril 2007

0 Comments

Leave a reply

L'adreça electrònica no es publicarà

Log in with your credentials

Forgot your details?