Un heroi sense papers a Lleida

 Mi corazón me manda". Sall Abdourahmane es hombre de pocas palabras, pero directo y honesto en sus afirmaciones. Sall tiene 42 años, es de Senegal y hace un par de semanas se jugó la vida para salvar la de un anciano de Lleida, al que salvó de morir ahogado en un canal. La heroicidad se merece un reconocimiento y el Ayuntamiento de Lleida, tras pedirlo la Guardia Urbana, se plantea premiar a este inmigrante con una placa conmemorativa por su hazaña. Pero…

Sall no tiene regularizada su situación en España. Es un héroe sin papeles, por lo que ese merecido reconocimiento depende ahora de un simple trámite burocrático que le convierta en ciudadano con plenos derechos.

Sall no pide ninguna compensación por su hazaña. "Si el reconocimiento se hace de corazón, yo ya me doy por satisfecho", afirma. El sentimiento del que habla este inmigrante es el que le empujó a él a tirarse al canal de Seròs –en las afueras de Lleida– para salvar la vida a un hombre, de 82 años, que estaba a punto de ahogarse. Sall se dirigía ese día –como hace cada lunes y miércoles– a clase de catalán. Aprende este idioma gracias a una iniciativa de la ONG Lleida Solidària. En el trayecto para llegar al aula, que siempre hace a pie, pasa por un puente que cruza el canal de Seròs. "Aquel día oí un ruido extraño, miré al agua y observé la cabeza de un hombre al que arrastraba la corriente", recuerda. Sall no se lo pensó dos veces. "Yo no puedo dejar que alguien muera", afirma.

 

La Vanguardia

Log in with your credentials

Forgot your details?