EL DISCURSO RACISTA IMPREGNA LA POLÍTICA LOCAL