La UE debe renunciar a los campos de extranjeros fuera de las fronteras de Europa y a su política de externalización