Sucesos de Elche

Los graves sucesos que, desde hace varios días, están ocurriendo en la localidad levantina de Elche, que comenzaron con el incendio de dos almacenes de calzados propiedad de ciudadanos chinos y que han continuado con manifestaciones y otros hechos racistas y violentos, deben ser explicados, denunciados y atajados de inmediato.

En primer lugar, deben separarse, y distinguirse perfectamente de estos enfrentamientos, lo que es una situación de crisis laboral, cierta y preocupante en el sector del calzado, y lo que son problemas que tienen su base, en todo caso, en procesos de competencia desleal o deslocalización de actividades. Se trata de cuestiones, sin lugar a dudas, que necesitan ser tratadas en el ámbito en que están, sin que su existencia tenga nada que ver con la nacionalidad o el origen de las personas. Mezclar, pues, ambas cosas, crisis y etnias, –o ampararse en una situación de gravedad social para mezclarlas- es un atentado a los principios democráticos y a los derechos de todos los ciudadanos sin exclusión.

La sociedad debe saber, igualmente, –y la mayor parte de la sociedad ilicitana lo sabe, con toda seguridad- que, por un lado, de esta forma lo que se impide es sentar las bases para abordar con seriedad soluciones a los problemas, y que, por otra, se permite que grupos xenófobos ajenos a todo no que sea su intolerancia, aprovechen las circunstancias para intervenir, intoxicar y violentar con sus propios postulados. De hecho, en las convocatorias de manifestaciones y en la propaganda que se distribuye en la localidad aparecen grupos racistas como Democracia Nacional o como el recién llamado Movimiento para la Unidad del Pueblo de Elche, de las mismas connotaciones y características.

Es indispensable que el pueblo de Elche y las autoridades locales, autonómicas y estatales tomen inmediatas medidas contra los brotes racistas que, escudados en la crisis laboral, no buscan sino alimentar un clima de insolidaridad, enfrentamiento y xenofobia de graves e imprevistas consecuencias.

SOS Racismo, que denuncia los hechos que vienen ocurriendo, llama a todos a abordar los problemas laborales con seriedad, dentro del campo al que los mismos pertenecen y fuera de lo que, con sus formas racistas y xenófobas, no es sino una cortina de otras intenciones, ideas y sentimientos.

Federación de Asociaciones de SOS Racismo del Estado Español

1 octubre 2004

0 Comments

Leave a reply

L'adreça electrònica no es publicarà

Log in with your credentials

Forgot your details?