Medidas racistas y xenófobas: respuesta política ante la crisis

 Las declaraciones políticas que están apareciendo en los medios últimamente culpabilizan a los inmigrantes de la situación actual de crisis económica. Por ello, la APDHA y el IDHC denuncian el fomento de este clima de racismo y xenofobia, que puede generar un grave problema de convivencia.

Las estadísticas oficiales confirman que las personas de nacionalidad extranjera empadronadas en España suman 5.7 millones, el 12.2% de la población. Los extranjeros, con o sin papeles, que España demandó en sus épocas de bonanza y que contribuyeron al crecimiento económico en los últimos años, se convierten ahora en el chivo expiatorio del paro y de otros problemas sociales. Parece desvanecerse el irrefutable argumento de que es necesario un mayor número de trabajadores extranjeros para contribuir al crecimiento demográfico y asegurar así el mantenimiento del estado de bienestar y, especialmente, del sistema de pensiones.

Hace ya dos años comenzaron a aparecer con fuerza los síntomas de la actual situación de crisis social y económica. Los colectivos sociales apelamos entonces a la responsabilidad de los agentes políticos en el tratamiento del fenómeno migratorio. El contexto de crisis global que vivimos es especialmente delicado y propicio para que surjan peligrosos brotes de racismo y xenofobia.

 

APDHA/Canalsolidario.org

Log in with your credentials

Forgot your details?