LOS ALUMNOS EXTRANJEROS ESTAR

ColegioEl Departamento de Educación ha corregido a la baja el proyecto piloto de creación de aulas voluntarias de acogida separadas para aquellos alumnos extranjeros que se incorporan al sistema educativo. El proyecto levantó polvareda en julio por lo que de discriminación suponía y sindicatos y asociaciones de inmigrantes se opusieron frontalmente a la idea de la Administración catalana.
{mospagebreak}
El Departamento de Educación ha corregido a la baja el proyecto piloto de creación de aulas voluntarias de acogida separadas para aquellos alumnos extranjeros que se incorporan al sistema educativo. El proyecto levantó polvareda en julio por lo que de discriminación suponía y sindicatos y asociaciones de inmigrantes se opusieron frontalmente a la idea de la Administración catalana.

La novedad más importante es que los alumnos extranjeros de entre 8 y 18 años estarán sólo un mes en las aulas separadas, denominadas eufemísticamente espacios de bienvenida educativa (EBE), antes de su incorporación a los centros educativos. Estas aulas empezarán este curso en tres centros de Reus y en uno en Vic.

En la práctica, y en función de cada niño y de su bagaje cultural, los 30 días pueden verse reducidos. Para aquellos inmigrantes que lleguen en el periodo de vacaciones estivales, su paso por los nuevos centros se alargará hasta tres meses. El proyecto final, presentado ayer a la comunidad educativa de Vic, también incluye un programa de atención a las familias de 10 horas que tendrá carácter voluntario y que les ofrecerá información sobre el sistema educativo catalán, así como las características sociales y culturales del municipio al que han llegado.

Otra de las concreciones que se expusieron en la jornada informativa de ayer es que se derivarán a los espacios de bienvenida a todos los recién llegados en edad escolar sea cuál sea su país de procedencia, esto incluye también a escolares llegados de países de la Unión Europea. En julio, el proyecto preveía que estas aulas acogerían sólo a alumnos procedentes de culturas distintas de las europeas; es decir, a los alumnos pobres, preferentemente de países africanos, magrebíes y países del Este de Europa y quedaban fuera de la EBE los de la UE y latinoamericanos.

En el caso de los latinoamericanos y los de la UE, la proximidad cultural puede favorecer que se reduzca su paso por los EBE. Cuando los responsables de estos espacios den el visto bueno a la escolarización de los niños, éstos pasarán a las aulas de acogida que ya existen en los propios centros educativos. Actualmente, funcionan más de un millar de estas aulas en las escuelas públicas catalanas.

El objetivo del plan es mejorar el proceso de acogida de los futuros alumnos para obtener más información de quiénes son y qué necesidades requieren antes de su llegada a la escuela. También brindarles apoyo para que afronten su entrada al centro con menos temores. El director de Innovación, Enric Badia, explicó que los EBE pretenden aprovechar el tiempo hasta ahora vacío de contenido entre la llegada del alumno a una nueva ciudad y su escolarización.

Este nuevo recurso se añade al plan de acogida municipal, así como a los actuales planes educativos del entorno, ambos pensados para facilitar la integración de los extranjeros en la ciudad de acogida. Cada una de estas ventanas, junto con la Oficina Municipal de Escolarización, los servicios educativos de zona y los centros escolares, trabajarán de forma coordinada. Vic dará el 15 de septiembre, coincidiendo con el inicio escolar, el pistoletazo de salida a la prueba piloto con la puesta en marcha de uno de estos espacios de bienvenida. En Reus, el arranque se retrasa hasta octubre.

Las EBE cuentan con una coordinadora, una educadora social, una técnica en integración y una monitora. Sobre ellas recaen las tareas de evaluar la situación académica, conocimientos y bagaje cultural de cada niño y en función de ello organizar actividades adecuadas a cada situación.

Fuente: El País

 

Log in with your credentials

Forgot your details?