Italia defiende las deportaciones y arremete contra la UE

 El ministro del Interior italiano, Roberto Maroni, se mostró ayer una vez más a favor de la expulsión de gitanos de origen rumano llevada a cabo por el Gobierno francés y denunció que la Unión Europea no está gestionando correctamente el fenómeno de la inmigración de este colectivo.

En el marco de un encuentro sobre integración celebrado en la localidad de Rimini, Maroni abogó por «aplicar con rigor» la directiva comunitaria sobre las condiciones que permiten a los ciudadanos de la UE establecerse en otro Estado miembro: renta mínima, residencia adecuada y no estar a cargo del sistema social del nuevo país.

Tras sus polémicas declaraciones en una entrevista al Corriere della Sera en las que proponía que fuera posible expulsar de los países de la Unión a ciudadanos comunitarios que vivan en un Estado diferente al suyo y no cumplan los mencionados criterios, Maroni recordó ayer que Italia es uno de las pocas naciones donde los clandestinos menores de edad «son acogidos en lugar de ser repatriados», algo que, según el ministro, «no ocurre en ningún otro país de los Veintisiete».

El titular del Interior aseguró que la política de inmigración italiana no es «racista», sino que aspira a mantener la «seguridad» de los ciudadanos y «luchar contra la criminalidad organizada», ya que, en su opinión, está comprobado que existen alianzas entre la mafia calabresa y la criminalidad africana para gestionar el tráfico de personas y droga hacia Europa.

En referencia al clima de incertidumbre política que se vive en el país después de la ruptura entre Silvio Berlusconi y su ex aliado Gianfranco Fini, Maroni dijo que hay en marcha una operación «para acabar» con el premier.

Ayer, el titular del Interior también se reunió con Umberto Bossi, el líder de su partido (Liga Norte), para hablar de la propuesta del Cavaliere de contar con el apoyo del centrista Pier Ferdinando Casini de cara al nuevo curso político. Sin embargo, la formación de Maroni no parece dispuesta a llevar a cabo esta alianza a la vista de las tensas relaciones entre este partido y el posible nuevo aliado.

La semana pasada Berlusconi anunció que someterá su programa de Gobierno a una moción de confianza en el Parlamento en septiembre y aseguró que, en caso de perder, se celebrarán elecciones anticipadas. Sin embargo, Bossi que hasta hace poco se mostraba a favor de ir a las urnas negó ante los periodistas la posibilidad de adelantar los comicios y aseguró que el Ejecutivo continuará sin nuevas alianzas.

Log in with your credentials

Forgot your details?