Disuelto el grupo neonazi Blood and Honour

 Los magistrados de la sección tercera de la Audiencia Provincial de Madrid disolvieron ayer la organización neonazi Blood and Honour España (Sangre y Honor) y condenaron a 14 de los 18 acusados en el juicio que se ha seguido contra la banda a penas de cárcel que van de uno a tres años y seis meses de prisión. En la sentencia los jueces consideran probado que Blood and Honour estaba incluida en el movimiento denominado skinhead (cabezas rapadas), "distinguiéndose sus miembros por una vestimenta paramilitar". Además, su ideología enlaza directamente con el nacionalsocialismo de la Alemania del Tercer Reich, "con una absoluta devoción para quien fuera su máximo representante [Adolf Hitler]"

Además de las penas de cárcel y de la disolución de Sangre y Honor, la sentencia incorpora varios apartados en los que se hace hincapié en la legalidad de las intervenciones telefónicas y los registros de la Guardia Civil a los miembros de la banda. En su fundamentación, los magistrados clasifican a los acusados en dos grupos: los dirigentes y los miembros activos. Los primeros eran los que se encargaban del control de la asociación neonazi, mientras que los segundos, los miembros activos, realizaban trabajos esporádicos, como por ejemplo la organización material de conciertos de música y la venta de todo tipo de parafernalia de carácter neonazi.
Asociación ilícita

Teniendo en cuenta esta separación por grados dentro de la asociación ilegalizada, la sentencia considera que los principales responsables de Blood and Honour eran tres. Al principal, Roberto Luengo Usano, fundador y presidente en la sombra, se le condena a dos penas: dos años por asociación ilícita, y uno por tenencia de armas prohibidas. En total, tres años.

Al segundo de los cabecillas, Francisco José López Perea, también fundador del grupo neonazi, se le condena a dos años por asociación ilícita y un año y seis meses por tenencia ilícita de armas de fuego. El tercero de los directivos de la banda neonazi era Alberto Luengo Usano, que sucedió a su hermano Roberto al frente de la asociación. La sentencia le condena a dos años de cárcel por asociación ilícita. Los otros 11 miembros juzgados fueron castigados con un año de prisión.

Font: El País  

Log in with your credentials

Forgot your details?