A ON TORNA BERLUSCONI ELS IMMIGRANTS?

 A l'infern, sens dubte. Aquesta és la impressió que ens deixen les imatges i el testimoni de Gabrielle del Grande, de Fortress Europe, i que ens ha arribat pel butlletí Kaosenlared.net.

El Primer Ministre Italià fa mesos que enarbola la bandera de la política feixista i contra la població immigrada, seguint la línia dels seus companys de govern, el partit feixista Lega Norte. Per sort algú s'ha demanat què passa amb aquestes persones que son "retornades" des del país italià, i des de  Fortress Europe, que són testimonis dels fets migratòris -de vegades experiències, la majoria drames- des dels països emissors, han publicat unes fotos de lamentables que recolzen la narració de les denigrants situacions que pateixen aquests immigrants deportats.

Introducció i traducció de Kaos en la red.

Article original de Gabriele del Grande.

 

El escándalo de las devoluciones de migrantes a Libia aumenta. El pasado domingo, 75 emigrantes de origen somalí entre los que había tres menores y 15 mujeres fueron devueltos a Libia. Pretendían solicitar asilo político en Italia. El observatorio Fortress Europe ha documentado desde mayo de este año 1286 personas devueltas a Libia. "Hace falta rigor", declaró Berlusconi en Trípoli durante la celebración del primer aniversario del tratado italo-libio. El pasado lunes, Dennis Abbott, uno de los portavoces de la Comisión, informó de que Bruselas había pedido a Malta e Italia “información precisa” sobre el rechazo de barcazas en alta mar, en el estrecho de Sicilia, “para poder evaluar la situación”. La semana anterior, 73 inmigrantes perdieron la vida en la travesía y solo cinco de ellos arribaron a Italia. Abbott añadió que “todo ser humano tiene derecho a presentar una petición para que se le reconozca el estatus de refugiado o para acceder a la protección internacional” y la delegación italiana del Alto Comisariado de la o­nU para los Refugiados había lamentado la nueva política de Roma de rechazar los barcos en alta mar y devolverlos a Libia. La respuesta del presidente del Consejo de Ministros italiano fue la siguiente: "Que hable sólo el Presidente de la Comisión, y no los portavoces". Amenazó después Berlusconi con "no dar más el voto, bloqueando de hecho el funcionamiento de la UE y pidiendo la dimisión de los comisarios".

Desde el punto de vista jurídico, estas devoluciones incumplen el principio de no devolución sancionado en la Convención de Ginebra; no respetan el art. 20 del Código de fronteras de Schengen y tampoco las directivas comunitarias sobre procedimientos de asilo. Este reportaje de Gabriele del Grande permite ver las consecuencias reales de estas devoluciones. Devoluciones al infierno.- GL

*    *    *

Ahora tenemos las pruebas. Son quince fotos en baja definición sacadas con un teléfono celular que se les escaparon a la policía libia con la velocidad de un mms. Son retratos de hombres heridos con armas blancas. Se trata de ciudadanos somalíes detenidos en la cárcel de Ganfuda, en Bengasi, arrestados en la ruta que conduce desde el desierto libio directamente a Lampedusa. Se ven las cicatrices en los brazos, las heridas aún abiertas en las piernas, las gasas en la espalda, los cortes en la cabeza. La ropa aún está manchada de sangre. El pasado 11 de agosto, cuando el sitio Shabelle en lengua somalí, mencionó una matanza cometida por la policía libia en Bengasi, el embajador libio en Mogadiscio, Ciise Rabiic Canshuur, desmintió enseguida la noticia. Esta vez, sin embargo, resultará más difícil desmentir estas fotos.

El sitio Shabelle fue el primero en publicarlas en la red. Hoy el observatorio Fortress Europe las relanza en Italia. Según un testigo ocular con el que hemos hablado telefónicamente, cuya identidad no desvelaremos por motivos de seguridad, los heridos son unos cincuenta, en su mayoría somalíes, aunque también hay eritreos. Ninguno fue ingresado en el hospital. Aún están encerrados en las celdas del campo de detención. Veinte días después de la revuelta.

La revuelta estalló la noche del 9 de agosto cuando 300 detenidos, en su mayoría somalíes, asaltaron la verja forzando el cordón de policía para huir. La represión de los agentes libios fue fortísima. Armados de porras y cuchillos afrontaron a los rebeldes pegando sin mirar. Al final del enfrentamiento había seis muertos. Pero el número de las víctimas podría aumentar, ya que aún no se conoce qué les sucedió a otros diez somalíes en paradero desconocido.

El campo de Ganfuda se encuentra a unos diez kilómetros de la ciudad de Bengasi. Alberga a 500 detenidos en su mayor parte somalíes junto a un grupo de eritreos, algunos nigerianos y malíes. A todos los detuvieron en la región de Ijdabiyah y Bengasi durante las redadas en la ciudad. Les acusan de ser potenciales candidatos a la travesía del Mediterráneo. Muchos de ellos llevan tras las rejas más de seis meses. Hay quien más de un año. A ninguno de ellos lo han procesado ante un juez. Hay entre ellos enfermos de sarna, dermatitis y enfermedades respiratorias. De la cárcel se consigue salir sólo mediante la corrupción, pero los policías piden 1.000 dólares por cabeza. Las condiciones de detención son pésimas. En las celdas de cinco metros por seis hay hasta 60 personas encerradas, que sobreviven a pan y agua. Duermen en el suelo, sin colchones. Todos los días se ven sometidos a humillaciones y vejaciones de la policía.

Los diputados del Partido Radical italiano plantearon una cuestión urgente ante el Presidente del Consejo de Ministros  y el Ministro de Exteriores en la que se inquiere si Italia "no considera esencial a la luz de los hechos mencionados garantizar que los solicitantes de asilo de nacionalidad somalí no sean devueltos a Libia". Probablemente la respuesta a la cuestión tardará en llegar a la sede del Parlamento, pero la realidad de los hechos arroja ya una respuesta. La devolución de los 75 somalíes de anteayer lo confirma desgraciadamente.

Hemos conseguido por fin hablar por teléfono con uno de los 75. A bordo eran todos somalíes, nos ha dicho. Pidieron a los militares italianos que no los devolvieran porque querían pedir asilo. En vano. En este momento, mientras ustedes leen esto, se encuentran en el centro de detención de Zuwarah. Desde que desembarcaron anteayer a las 13 h. no han recibido ningún alimento. Ni pudieron ver a los representantes de ACNUR en Trípoli. Los encerraron en una única celda a los 75, mujeres y
niños incluidos. Nadie sabe qué será de ellos. Pero que nadie se atreva a criticar a Italia por la política de devoluciones o por el acuerdo con Libia. Menos aún la Unión Europea y sus portavoces…

Log in with your credentials

Forgot your details?